lunes, 23 de septiembre de 2013

Niños rotos

Imagen de internet
A los niños rotos, como yo, se nos distingue porque no sabemos mentir, por eso ocultamos aquellas grietas que han roto nuestro cuerpo.
Firmamos con una espiral de rayones inconexos y temblones, como nuestros pies, que se mueven sin parar, aunque pretendan esconderse en un zapato negro de hombre clásico.
Si descifran nuestro código corremos el riesgo de desangrarnos, por eso eludimos respuestas. Pero somos legales  y honestos, nos gusta la justicia. En situaciones incontrolables el color de nuestro rostro cambia de un blanco de asombro a un violeta vergonzoso demasiado acusador y, como somos inteligentes, con nuestra espontaneidad y el control de la palabra salimos airosos. Nuestros movimientos se vuelven pausados y cada maniobra tiene su estrategia.
Necesitamos que nos quieran por lo que somos capaces de dar que no es mucho. En nuestra habitación solitaria guardamos trajes viejos rotos y desordenamos nuestro orden caótico y lloramos la pena de una soledad regalada y viajamos con los libros al pasado de nuestras verdades inventadas y de nuestros encuentros idílicos.
Tenemos un carácter melancólico disfrazado de cómico jugando con la bola del mundo que nos aplasta, pero que no nos quita la sonrisa. Recuerda que somos niños con una risa fácil y contagiosa que se escapa por unos dientes tecleados.
A veces, las personas que ven una gota de sangre en uno de nuestros rincones ocultos, quieren curar la herida con una medicina que contiene demasiadas preguntas que no sirven para curar ni para borrar los años de cruz impuesta.

No somos populares, los colmillos de la defensa se resisten a permanecer en el anonimato, espantan al ignorante y al chismoso. Pero aunque nos podamos arrepentir, en el fondo, detrás de nuestros temblores culpables, de la autocompasión, de la música de los ochenta, de los recuerdos tristes, nos sentimos los más fuertes, porque somos únicos.

15 comentarios:

  1. Los pelos como escarpias!!!
    Excelente tarjeta de presentación!!!!

    ResponderEliminar
  2. Buena manera de definirse. Me gusta lo de legal y honesto. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Maria Jose Darriba Suarez23 de septiembre de 2013, 22:01

    Si q eres unica

    ResponderEliminar
  4. "Curar la herida con una medicina que contiene demasiadas preguntas...", genial, las medicinas deben generar las preguntas, cada uno tendrá que elaborar sus respuestas. Me encanta este blog generador de interrogantes.

    ResponderEliminar
  5. Así se empieza un blog !!!

    Besos,
    Pepe Gonce

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que a veces nos falta una mirada un poco más honda y humana. En demasiadas ocasiones se confunde la autodefensa para sobrevivir en mitad de la selva, con una especie de despego o de frialdad. En vez de preguntar, debíamos mirar.

    ResponderEliminar
  7. Cuánto me ha gusado esta entrada. Deliciosa, Inma. Me pasaré por tus muchos papeles. Mil besos, siempre.

    ResponderEliminar
  8. Es importante tener una buena tarjeta de presentación Y esta es una.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
  9. Gracias chicos, no sabéis la ilusión que me hace veros aquí compartiendo este espacio que aún está por descubrir.
    Ana, Ligia, Mª José, Ángeles, Flamenco, Amando, Isolda, Francisco millones de gracias.

    ResponderEliminar
  10. Muy buen comienzo para tu blog, bienvenida a este mundillo de palabras que gobiernan nuestros blogs, si me lo permites te seguiré, y si tu quieres puedes pasarte por el mío y si te apetece te puedes quedar, a veces tengo té con pastas y en verano algún que otro refresco jejej.
    Un abrazo inma y a seguir por este camino.
    Puri

    ResponderEliminar
  11. Enhorabuena Inma. Una primera persona muy cargada de presencia. Casi se puede abrazar. No estaba equivocado: esta gaveta contiene muchas cosas interesantes que leer.

    ResponderEliminar
  12. Ayer comentaba con una alumna que Inma Vinuesa dará mucho que hablar... y mucho que leer. Antonia Molinero

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Gracias, Dulcinea, Miguel y Antonia, sois geniales, y me siento muy apoyada, espero no defraudarles. Hasta la próxima entrada.

    ResponderEliminar